¿Por qué Sacado del Medio? Acá nos presentamos

viernes, 28 de enero de 2011

Rápido y furioso... para pagar

Nuestro amigo DP de los blogs El diablo se llama Trotsky y Artemuros, luego de leer una nota en Página 12, subió este excelente post al primero de ellos. Vale la pena compartirlo con ustedes.



Leemos: “la Argentina reconocerá los intereses y punitorios desde la cesación de pagos, lo que eleva la deuda a casi 9000 millones de dólares, según explicaron a Página/12 fuentes gubernamentales. Ese monto incrementa en 50 por ciento la deuda original de 6050 millones defolteada”. ¿Qué tal? Esto sí que es “hacer negocio”… si uno es banquero (imperialista) acreedor, claro.
He aquí la “misión nac&pop” del –proveniente de la Ucedé y el CEMA- ministro Boudou: pagar millones de dólares al Club de París (al final parece que tiene razón el encuestólogo y blogger K Artemio López, y tal vez sea mejor que apoyen Filmus en vez de Boudou en Capital… Bah: igual todos son sapos; tal vez alguno más tragable que otro para la “progresía K”…).
Pero guarda, que el relato de Página/K sigue así: “En el Ministerio de Economía señalan que no plantearon la batalla más dura en la determinación del total de la deuda, sino que la apuesta para la próxima fase de la negociación es conseguir plazos extensos para el pago. La intención oficial es extender el plan de pagos entre cinco y seis años, contra los 18 meses que pide el Club”.
¡Esa sí que es una ¿“dura batalla”? por la “soberanía nacional” y la “independencia económica”! Claro: pagar, sí… pero en más cuotas… como si eso cambiara la naturaleza usuraria de la deuda –ahora aumentada en casi 3000 millones-. En verdad no se puede seguir con ironías, y hay que decirlo así de sencillo: con esto se ve claramente la vocación cipaya del gobierno.
¿Y la “justicia social”? Al parecer, como me decía recién un compañero, parece que –con esta nueva millonada que pagará el gobierno nacional- los descamisados tendrán que seguir siéndolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor firme el mensaje, aunque más no sea con seudónimos o iniciales.