¿Por qué Sacado del Medio? Acá nos presentamos

jueves, 27 de septiembre de 2012

¿Qué pasa el 7D?

CFK, Clarín y la Ley de Medios

El gobierno y Clarín no están peleando por la libertad de prensa para las mayorías populares. Están discutiendo cómo repartir cientos de licencias de radio y TV entre grupos de capitalistas amigos.



“La cadena ilegal del desánimo tiene fecha de vencimiento: el 7 de diciembre”, dijo Cristina pocos días antes del cacerolazo de las clases medias acomodadas que la hizo aplacar sus cadenas nacionales. “El 7 de diciembre no debe ocurrir nada con los medios del Grupo Clarín”, responde La Corpo afirmando que, si “algo pasa”, será por el autoritarismo oficial.

Ambos planteos surgen de interpretaciones opuestas sobre los alcances de un fallo de la Corte, del 22 de mayo, que dice que el 7D termina la medida cautelar que presentó Clarín hace tres años para no “adecuarse” al límite de señales fijado por la Ley de Medios. Si el fallo tiene lecturas diversas es porque “los supremos” no quisieron quedar mal ni con CFK ni con Magnetto.

En sí, la Corte dijo que esa cautelar no puede ser eterna. Y al ponerle fecha abrió una disputa que trasciende lo judicial. Para el clarinismo, de mínima, el 7D comienza un plazo de un año para vender las licencias no permitidas. De máxima (a eso aspira) ese día arranca otra batalla judicial con tiempos incalculables. La idea: llegar a 2015 y, con el resultado de las elecciones, ver qué escenario se presenta.

Para el gobierno, en cambio, el 7D termina el poder de La Corpo y cientos de licencias de radio y TV pueden pasar a otras manos. 

En el medio, se tejen una y mil hipótesis.
  
¿Qué puede pasar?

Si eludimos los cacareos seisieteochescos, se puede anticipar que el 7D no cambiará casi nada en las pantallas y los parlantes. Según los especialistas más serios, ese día la AFSCA (ex COMFER) lo que puede hacer es intimar a Clarín y obligarlo a presentar un plan de “adecuación” a la ley a cumplir en un año. Sólo si Clarín no lo hace, podría ser sancionado. “Clarín podría en el ínterin (del 7D en adelante) plantear entonces una aclaratoria basándose en su teoría de que la Corte dijo otra cosa […] O plantear una nueva cautelar […] O poner sobre la mesa un plan de adecuación muy genérico, al solo efecto de no ser sancionado por la no presentación, aclarando que supedita su ejecución a lo que resulte del juicio donde demanda la inconstitucionalidad de algunos artículos de la ley. O hacer alguna otra cosa.”1

Algo parecido opina Martín Becerra, investigador del CONICET, para quien es difícil que el gobierno “haga prevalecer su interpretación en la Justicia, toda vez que el 161 suspendió el proceso de adecuación para el Grupo y cuando caduque esa suspensión (la cautelar) se iniciaría un proceso que dura, al menos, un año. Además, es posible que se agreguen otras dilaciones administrativas o judiciales, vinculadas a ciertas ambigüedades que ofrece el texto de la ley.”2   


Asuntos internos

En medio de la guerra de spots televisivos apareció Martín Sabbatella, a quien CFK le propuso conducir la AFSCA en esta “nueva etapa”. El Gobierno quiere gente más “presentable” en el organismo, ya que quienes lo venían dirigiendo hacían la plancha, preocupados sólo por los cartelitos de “espacio publicitario” y la Cadena Nacional. La llegada del ex intendente de Morón cierra un proceso donde fueron desplazados todos los funcionarios puestos por Mariotto. La AFSCA ahora es controlada integramente por Unidos y Organizados, el rejunte cristinista que integran La Cámpora y Nuevo Encuentro, entre otros.

La idea es desgastar a Mariotto, que como vicegobernador no viene ayudando mucho en joder a Scioli, y posicionar a Sabbatella en la interna de cara a 2015.

Lo que no se sabe todavía es qué va a hacer Sabbatella en la AFSCA. A juzgar por las consideraciones de Clarín, que en 2008 lo premió por su trayectoria, no se trata de un ferviente luchador contra las corporaciones. Habrá que ver, en todo caso, cuáles son los grandes grupos mediáticos, nacionales y multinacionales, que pueden beneficiarse con sus servicios, si es que Clarín finalmente es debilitado.

Por las dudas, para despejar todo temor empresario sobre posibles “intervencionismos”, el gobierno aclaró desde su spot televisivo que “el Estado argentino no va a expropiar ni a estatizar medios de comunicación”.

  
A la rastra

El domingo apareció una solicitada titulada “Más libertad, más voces, más democracia”. Mezclados entre organismos de DD.HH., actores y periodistas firmaban algunos empresarios mediáticos (interesados en el desguace de Clarín) y no pocos burócratas sindicales (garantes del “modelo” de precarización y tercerización laboral). La variedad de firmantes muestra que sólo se trata de pegarle a Clarín. No se menciona, por ejemplo, que en tres años ni se tocó a grandes corporaciones como Telefé, Prisa (Continental), Vila/Manzano, Pierri, Cristóbal López o Monetta. Mucho menos que el propio Estado financia la conformación de nuevos grupos mediáticos privados.

Peor aún, nada se dice de que la AFSCA le prohíbe a decenas de medios independientes acceder a licencias, queriendo cobrar fortunas a organizaciones “sin fines de lucro” y negándose a brindar recursos para el desarrollo tecnológico de esos medios. 

No se trata de estar con el gobierno o con Clarín. El 7D no habrá más “libertad” y “democracia” para los millones de trabajadores y trabajadoras del país, para los precarizados, los pobres, los jóvenes y las mujeres que cada día sufren la mayor de las censuras en las fábricas, empresas, barrios, colegios y hasta en la calle cuando salen a luchar.

Como escribió Lenin, “los capitalistas siempre han llamado ‘libertad’ a la libertad de lucro para los ricos, a la libertad de morirse de hambre para los obreros”. Por eso, en boca de La Corpo o del coro oficialista, “esa libertad será un engaño mientras las mejores imprentas y grandísimas reservas de papel [y los micrófonos, las antenas, las cámaras, los cables y los centros de producción de contenidos, agregamos] se hallen en manos de los capitalistas”.3



1 Gustavo Arballo, “7D12 y el ‘con todos sus efectos’”, en www.saberderecho.com
2 Eduardo Blaustein, “El 7 de diciembre y el Día D”, Miradas al Sur, 23-09-2012
3 V. I. Lenin, “Tesis e informe sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado”, 04-03-1919

publicado en La Verdad Obrera nº494


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor firme el mensaje, aunque más no sea con seudónimos o iniciales.